Publicado el

Robert van Gulik, un apasionado de Oriente

Robert van Gulik creció en el seno de una familia viajera – por causa del padre, que era oficial médico del ejército holandés -. El clan van Gulik fue destinado a las Indias orientales holandesas. Allí, en Yakarta – donde viviría hasta la adolescencia – , entró en contacto con las culturas orientales y aprendió chino mandarín, además de otras lenguas. Su estancia en Oriente fue clave para desarrollar su habilidad en el aprendizaje de idiomas y fomentar su interés por el orientalismo.

Sigue leyendo Robert van Gulik, un apasionado de Oriente