Publicado el

Diez delicias de la gastronomía japonesa

De entre sus muchas perlas culinarias, hemos escogido algunas que debes probar.

Japón resulta alentadoramente mágico para todos aquellos enamorados de su misterio, cultura y folclore. Como no podría ser de otra forma, la gastronomía es uno de los principales encantos para sus seguidores, pero resulta una gran desconocida para muchas personas.

Mucho más allá del pescado crudo y el arroz, existen auténticos tesoros para hacer disfrutar a nuestro paladar que es menester conocer. Tanto para saber más como por si decidís viajar al archipiélago nipón -y poder pedir platos con fundamento-. De entre sus muchas perlas culinarias, hemos escogido diez que debes probar. ¡Mucho más que ‘sushi’!


Ramen

Un auténtico bastión alimenticio para los fanáticos de la tierra del Sol Naciente. Tópico recurrente y plato estrella de libros, historias y personajes en general. El Ramen consiste en un suculento bol de fideos de trigo aderezados con salsa de soja o sopa de miso. A la jugosa mezcla se le añaden múltiples ingredientes como carne de cerdo, cebollinos, algas o huevos cocidos. Su textura y sabor característicos son inconfundibles. Es una ciencia. No dudes en probarlo y no creas que se parece en lo más mínimo a cualquier sopa de sobre instantánea.


Kare Raisu (arroz con curry)

Tan delicioso como sencillo. Un arroz con salsa de curry de sabor personal según la verdura o carne empelada. Zanahorias, cebolla, patata, carne de pollo, cerdo o vacuno. El picante va graduado y dependerá de lugares. El singular toque nipón se hace notar.


Tempura

Plato clásico en la cultura, con base de todo tipo de verdura o marisco frito. Aunque también la hay de pescado y ave. Marinados con salsa de soja, jengibre y azúcar. Suele estar pensada para comer de un bocado cada pieza individual y siempre ha de quedar lo más seca posible (evitando el exceso de aceite). Habitualmente acompañada de salsa ‘tetsuyu’; una suerte de consomé, sake dulce, jengibre, especias y salsa de soja.


Sopa de miso

Su papel de complemento habitual de otros platos de más enjundia no debe quitarle mérito a esta delicia. Hecha con pasta de miso (semillas fermentadas de soja) y ‘dashi’ (un tipo de consomé); tofu, cebollino, alga y esporádicamente patatas, zanahoria, setas ‘shitake’ o rábano. Un pequeño placer.


Okonomiyaki

Similar a una tortilla pero hecha con harina y boniato además de huevo. Aunque existe libertad para la creación de este plato al poder añadir más tipos de ingredientes. Los más habituales llevan cebollino, carne de vacuno, gambas, verdura, calamar, ‘mochi’ y queso.

Se cocina en largas mesas con forma de plancha y, si escogemos un buen lugar, podemos deleitarnos con el fantástico proceso de preparación delante de los propios clientes. Incluso llegando a recibir nuestros ‘okonomiyakis’ lanzados por los aires desde la distancia hasta nuestros platos. Con divertidos juegos malabares previos. Prepárate para disfrutar.


Onigiri

El refrigerio por antonomasia en aquellas lindes. Simple y sabroso. Una bola de arroz recubierta por una hoja de alga y pescado o ingrediente similar como carne, tortilla o verdura. La imaginación es el límite.


Yakitori

Brochetas japonesas consistentes en pollo, carne de cerdo, vacuno o pescado. Combinadas siempre con verdura y hechas al grill o a la parrilla. Empapada en salsa ‘teriyaki’. Una comida rápida y jugosa. Quizá sea una de las delicias más “occidentalizadas” por su concepción y preparación.


Gyūdon

Un fantástico bol de carne de vacuno bien sazonado con especias y con diversidad de ingredientes a disposición de la composición del plato. Servido habitualmente junto a sopa de miso o ensalada de verdura encurtida. A veces, menos es más. ¡Prepara las papilas gustativas!


Udon

Fideos gruesos de harina de trigo acompañados de cebollino (‘negi’). Tamaño y forma varían según el lugar de procedencia o elaboración del plato, cocinero o restaurante. Se pueden degustar tanto calientes como a temperatura ambiente, aunque suele venir marcado por la época del año. Son extremadamente populares en Japón.


Soba

Los fideos soba están hechos con harina de alforfón, de ahí su particular color. Son fideos delgados, en contrapartida con los Udon y se pueden comer también calientes o a temperatura ambiente. Se pueden comer solos o en sintonía con una salsa ‘mentsuyu’; hecha de sake dulce o ‘mirin’, soja, alga ‘kombu ‘(china) y preparado de pescado. Comida típica en ámbitos juveniles o universitarios.

La próxima vez que visites un local de comida japonesa o al mismísimo país nipón, esperamos que acabes con el estómago bien pleno disfrutando al máximo de los tesoros gastronómicos de la que para muchos, es la mejor tierra del mundo. ¡Itadakimasu!