Publicado el

Tsuguharu Foujita: un artista japonés de alma francesa

Tsuguharu Foujita (Ëó§Áî∞ Âó£Ê≤ª) fue un peculiar pintor de principios del siglo XX que se occidentalizó en grado sumo. De hecho se convirtió al catolicismo, se nacionalizó francés y por ello pasó a llamarse Leonard Foujita. Sin embargo, inevitablemente, en sus obras hay un toque, un aire, japonés a pesar de centrarse en temáticas europeas.
Después de estudiar y terminar en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio se marchó a París. Allí se casó con una francesa (Fernande Barrey). Y es que París en aquellos años de comienzos del siglo XX era la capital cultural de Occidente, era donde había que estar si eras artista. En la capital francesa frecuentó a artistas como Modigliani, Picasso, Braque, Juan Gris, Matisse… Solían reunirse en los bohemios cafés de Montparnasse. En aquellos salones se hacía la vida, tanto es así que conoció a su esposa, Fernande, en el Café de la Rotonde. Al día siguiente de haberla visto se presentó con un ramo de flores en su casa, a los pocos días se casaban.

6752162233_4c980a9566_b (1)
“Marché aux Puces” (1950)

Sigue leyendo Tsuguharu Foujita: un artista japonés de alma francesa

Publicado el

La belleza hermética del kimono

El kimono (ÁùÄÁâ©, cosa que se lleva) es la prenda tradicional de Japón, algo que todo el mundo conoce, y lo que siempre me ha llamado la atención – aparte de los colores, la elegancia y la verticalidad – es la sensación de hermetismo que transmite, cualidad esta, la del hermetismo o del recogimiento que yo asocio con lo japonés. El kimono se conoce también con el nombre de kosode (Â∞èË¢ñ), nombre que hace referencia al tamaño de las mangas, y fue utilizado hasta los últimos años de la posguerra (después de la II Guerra Mundial), cuando Japón se abrió más a la moda occidental, aunque actualmente se puede ver con facilidad en ciudades como Kioto, en el barrio de Gion. La prenda proviene de China, del gofuku (ÂëâÊúç), pero Japón la ha ido adaptando a su cultura y es hoy uno de los símbolos nacionales junto con el Fuji y los Samuráis.

sc145902

Sigue leyendo La belleza hermética del kimono

Publicado el

La ceremonia del té

La ceremonia del té se conoce como Cha-no-yu (Ëå∂„ÅÆÊπØ), que significa agua caliente para el té, otros nombres de la misma son Chado o Sado (camino del té). El té lo introdujeron en Japón los monjes budistas chinos allá por el siglo IX, desde entonces se ha convertido en uno de los símbolos de la cultura japonesa. El té típico de Japón es el matcha, conocido también como té verde en polvo, y fue muy extendido su uso entre los monjes zen y las clases samuráis. Estos últimos en el siglo XIV jugaban a la tocha que consistía en hacer una cata de té para adivinar los tipos de esta infusión servidos.

Fue Sen no Riky≈´ quien inspirándose en Murata Juko, fundador de la ceremonia del té, estableció la wabicha como manera de tomar el té. La wabicha trata de simplificar la ceremonia y darle un sentido más espiritual, más acorde a la idiosincrasia nipona. Se basa en el Ichi-go ichi-e, que significa una vez; un encuentro, lo que nos quiere decir que cada encuentro es único, aquí se aprecia la influencia del budismo zen. Pero fueron los samuráis quienes asentaron y difundieron esta nueva costumbre.

tea_ceremonymatcha-tatami-5

Sigue leyendo La ceremonia del té

Publicado el

Hoy es Kodomo no hi

Kodomo no hi (Tango no sekku) es una celebración muy especial de Japón que se festeja el cinco de mayo de cada año y tiene carácter familiar, es en honor de los niños. Todo gira en torno a ellos y está cargada de simbolismo. En este día las familias niponas sacan a la luz primaveral sus coloridas cometas/banderas en forma de pez (carpa), llamadas koinobori (Koi, en japonés ÈØâ , signfica pez), que con el soplar del viento representan el esfuerzo que tienen que hacer los aprendices para no ser arrastrados por la corriente de la vida que es el río. Esto me recuerda a la metáfora de nuestro Jorge Manrique y sus coplas; “nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar…”.

images (14)

Sigue leyendo Hoy es Kodomo no hi