Publicado el

Okamoto Kanoko, poeta feminista y pasional

Okamoto_Kanoko

Okamoto Kanoko, cuyo nombre de nacimiento era ≈ånuki Kano, fue una poeta de tanka – poema tradicional que consta de cinco versos – y novelista japonesa del período Taisho y parte del Showa. Nació en Aoyama en el seno de una rica familia y desde pequeña fue lectora de los clásicos japoneses. Se inició en la escritura como poeta waka (escribiendo poemas tanka) pero fue su hermano Yukinosuke quien la introdujo en el Circulo de Nueva Poesía (en japonés Shinshi-sha). Allí conocería a Yosano Akiko, conocida poetisa, quien le propuso escribir en la revista Myojo. Tiempo después colaboraría en la revista feminista Seito. Asimismo entró en contacto, a través de su hermano ≈ånuki Shōsen, con el escritor Tanizaki Jun…ôichirō.

En 1909 se casó con el mangaka (dibujante de manga) Okamoto Ippei con quien tuvo tres hijos, de los que sólo uno sobrevivió y se convertiría en uno de los más importantes artistas; Okamoto Tarō. Esta época de muertes, crisis nerviosas y sufrimientos como la bancarrota de su padre, la muerte de su hermano, de su madre y sus hijos la calificó ella misma como sus “días en el infierno”. A raíz de ello se refugiaría en la religión; primero en el cristianismo protestante y después en el budismo.

Tarō_Okamoto
Taro Okamoto, pintor abstracto y vanguardista hijo de Okamoto Kanoko.

Compaginó la ficción y la poesía con ensayos sobre budismo, y escribió sobre un escritor al que admiraba y de quien era amiga; Akutagawa. La obra sobre los últimos días del escritor maldito se llamaba “Tsuru wa yamiki…ù (La grulla enferma). Sus obras de ficción más importantes son “Hahako Jojo”, “Kingyo Ryoran” y “Rogisho”. Y los textos sobre el budismo fueron muy apreciados y reconocidos. Destacan también los cuentos “Historia de una anciana geisha” y “Sushi”.

Curiosidades: Fue su criada quien la tuvo entre algodones y le enseñó a escribir versos waka y a tocar el Koto (instrumento japonés parecido a un harpa). Le gustaba el libro “La historia de Genji” de Murasaki Shikibu. Su vida amorosa no fue nada convencional; su marido y ella permitieron de inquilino en su casa a un joven estudiante con el que Kanoko acabó teniendo una relación amorosa. Sin embargo, su marido, Ippei, permitía el adulterio. No acabaron aquí sus líos; cuando fue ingresada en el hospital por un una operación menor, se enamoró de su médico, Niida Kamezo. Al pobre Niida le echaron del trabajo por ello y tuvo que irse a otra parte de la isla. Kanoko, durante años, viajó para verlo dejando plantados a su otro amante y al marido. Parecía ser una mujer muy pasional.

Fuentes: Literatura Femenina Japonesa: Okamoto Kanoko, Quaterni, Wikipedia, Kappa Bunko.